A la página de inicio

El SGA optimiza la red de suministro

Tener un software apropiado se convierte en un factor de valor añadido

11.12.2017

El SGA es muy intuitivo gracias a su sencilla interfaz de usuario.

Hoy en día el modelo de negocio omnicanal debería ser algo habitual para muchas empresas que hasta ahora han apostado por su comercialización directa o a su red de distribuidores. Al usuario final le sirven los canales de suministro que en cada momento le parecen ser los más sencillos y económicos, y para llevarse el negocio hay que estar presente y capaz de entregar. Cuando se ignora, por ejemplo, la tienda online en favor de otros canales de distribución, se pasan por alto las necesidades de los clientes. En el futuro, los canales de comunicación y distribución digitales y clásicos funcionarán en paralelo, pero deberán estar estrechamente interconectados para que la eficiencia no se vea afectada. Esto vale especialmente para la intralogística donde es muy relevante si un fabricante de productos industriales suministra a su distribuidor con un pedido abierto o si el usuario final, tras un clic con el ratón, espera una pieza que necesita urgentemente. Los pedidos se reciben vía internet, mediante pedidos de sucursales o desde el personal de ventas a través del sistema ERP. Además, cada vez más a menudo la atención al cliente y la gestión de devoluciones se realizan de forma online. Esto no solamente es el caso en empresas de tipo Amazon o Zalando, sino también en la mediana empresa, por ejemplo, los fabricantes de maquinaria. Aquello que abre nuevos caminos para la distribución y resulta particularmente fácil y cómodo para el cliente, en lo que se refiere a la logística representa un gran desafío, ya que los fabricantes, distribuidores y empresas de servicios tienen que ser extremadamente flexibles, reaccionar en tiempo real a los requisitos de los clientes, entregar puntualmente y además ganar dinero incluso con pedidos de unidades individuales. Para que todos los procesos funcionen de forma eficiente y sin errores, desde la recepción del pedido hasta la entrega, además de una eficiente tecnología de almacenaje y clasificación, el software es especialmente decisivo.

Escalable con respecto a funcionalidad, tamaño y rendimiento

Para el procesamiento de todos los pedidos se recomienda el uso de un sistema de gestión de almacén (SGA/WMS) que sea escalable con respecto al tamaño, el rendimiento y ante todo la funcionalidad – y que se comunique con los habituales sistemas ERP y también con los sistemas complementarios de gestión aduanera o de transportes a través de interfaces estándar. El SGA no solamente gestiona el almacén y su stock, sino también controla los procesos intralogísticos. Organiza, prioriza y procesa los pedidos que se reciben a través de los diferentes canales de distribución. El SGA coordina la recepción de mercancías, la entrada en almacén, la ubicación de almacenaje, la salida del almacén, la preparación de pedidos, el embalaje y la expedición. Tanto si se trata de almacenes pequeños con rotación reducida, centros de distribución con varios miles de pedidos al día, centros logísticos complejos de alto rendimiento con varias zonas de almacén, almacenes automáticos o instalaciones operadas manualmente o con carretilla elevadora: En un SGA moderno se agregan los recursos necesarios, nuevos tipos de almacén y de picking, mediante un clic con el ratón. El SGA se adapta al crecimiento, a necesidades cambiantes y nuevas estructuras de artículos de una empresa. Además, también controla los sistemas shuttle, transelevadores, transportadores, clasificadores y otros componentes mecánicos y es capaz de encargarse de gestionar y visualizar complejos sistemas del flujo de materiales.

Importantes tareas y funciones

En la recepción de mercancías el SGA controla, entre otros, la inspección, incorporación y desconsolidación de las mercancías recibidas. También comprueba la calidad, administra los datos, controla la entrada en almacén y la gestión de recursos y garantiza la confirmación continua de existencias. A continuación siguen los procesos internos al almacén. Aquí el software de almacén controla reubicaciones y reposiciones y realiza traspasos de forma autónoma. Otras funciones principales son el inventario y la función de puesto de mando (Cockpit). Aquí el gestor de logística trabaja en el dispositivo móvil o el ordenador, con unos cuadros flexiblemente configurables para estar informado en tiempo real de todas las situaciones y todos los procesos en el almacén mediante informaciones procesadas, a fin de poder efectuar el control e intervenir, realizar proyecciones y planificar los recursos con previsión. En la expedición de mercancías el SGA se encarga de la gestión de pedidos. Guarda los datos de los pedidos en bases de datos que pueden ser procesadas según criterios específicos. Los operarios pueden visualizar todas las informaciones en tiempo real.

Tras la gestión de pedidos sigue la preparación de pedidos y la consolidación. Por último, el SGA también se encarga del embalaje, la expedición y la confirmación de entrega. En centros de almacenaje y distribución donde gran parte de los procesos ya se lleva a cabo de forma automática, el SGA calcula inteligentemente todos los procesos de antemano. Esto garantiza una ejecución impecable sin pérdida de tiempo. Sin embargo, la flexibilidad tiene un papel importante, por ejemplo para que también puedan procesarse pedidos urgentes de forma fiable y sobre todo rápida. El monitoreo permanente de procesos y existencias garantiza la trazabilidad continua de las mercancías.

Múltiples posibilidades de adaptación y manejo intuitivo

Algunos proveedores de software proporcionan funciones adicionales como la administración de lotes y números de serie, la gestión de energía y observación de las fechas de fabricación y caducidad. Tales sistemas de gestión de almacén son aptos para cualquier sector. Entre los módulos de ampliación de un sistema de gestión de almacén también figuran paquetes de software que soportan diferentes principios de picking, entre otros.

Un sistema de gestión del almacén, a pesar de controlar funciones complejas en una empresa, tiene que ser fácil e intuitivo de manejar, y para el gestor incluso desde su dispositivo móvil o tablet. Todos los operarios deberían ser capaces de manejar el software sin necesitar mucha formación previa. Por ello, una interfaz de usuario gráfica auto explicativa es imprescindible. Mediante diferentes diálogos el operario en el puesto de mando obtiene un resumen preciso de todos los progresos de la ejecución de los pedidos. Además, a menudo los proveedores de software ofrecen diferentes idiomas para la interfaz de usuario de su SGA incluso en la versión estándar. Esto permite a las empresas utilizar el mismo software también en sus establecimientos en el extranjero. Las ventajas de un moderno sistema de gestión de almacén residen en el procesamiento rápido de solicitudes de almacenaje y la captura en tiempo real de las existencias almacenadas. Un SGA de este tipo aumenta la seguridad en los procesos y permite el aprovechamiento óptimo de todos los recursos del almacén. Esto reduce los gastos de almacenaje, y aumenta al mismo tiempo, la rentabilidad de la empresa. El SGA se implementa rápidamente mediante una sencilla configuración y puede actualizarse muy fácilmente pensado en atender futuras exigencias y necesidades.

Contacto con la prensa